EN RED: CONOCIMIENTO ANTROPOLÓGICO Y NUEVAS TECNOLOGÍAS DIGITALES

##plugins.themes.academic_pro.article.main##

Dr. Carlos Chiappe
Dra. Alejandra Ramos

Resumen

Este número especial tiene como antecedente un simposio realizado bajo el mismo
título en el VI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Antropología (ALA 2020). En
aquel momento, nos motivó abordar y profundizar la superposición de sentidos en torno a
la categoría de red: las redes académicas como parte constitutiva de nuestras prácticas, los
cada vez más habituales enfoques de redes y la red como metáfora de las conexiones
múltiples a través de Internet y las tecnologías digitales. En algunos casos primó uno de
estos sentidos y en otros se hizo evidente el solapamiento, pero en todos se trató de
presentaciones que nos permitieron discutir nuestros posicionamientos desde experiencias
concretas de investigación.
Los entramados existentes en el campo académico-científico antes de la era digital
fueron potenciados y resignificados en su alcance y efectos por las nuevas tecnologías que
gravitan hoy en la mayoría de las dimensiones de la vida social. Las transformaciones que
acompañan a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación pueden
apreciarse en las formas de sociabilidad, en las prácticas de acceso/producción/circulación
de la información y en los soportes de los intercambios.
Las redes académicas tienen un fuerte componente institucional y, al mismo tiempo,
se sostienen en un entramado de relaciones informales/no institucionales, lo que se conoce
comúnmente como colegios invisibles. El grado de institucionalidad y de articulación entre
estos dos tipos de vínculos es algo a relevar en cada caso particular. Lo importante es que,
en términos generales, las redes académicas se activan tanto para producir como para
poner en circulación el conocimiento. Pensar en la producción de conocimiento como parte
de una red es reconocer que nadie produce solo, desgajado de sus vínculos. Y hablar de la
circulación del conocimiento implica tener en cuenta que el conocimiento no se desplaza de
manera autónoma, que es vehiculizado por individuos en red, mediante relaciones de
proximidad, confianza e intercambio.
Partiendo de la evidencia del uso generalizado de los artefactos digitales y del flujo
de información digital, nos interesa pensar cómo las nuevas tecnologías han transformado
las prácticas académicas, en particular en el campo de la Antropología. Las nuevas
tecnologías impactan en diferentes planos ya que son una forma de comunicación y una
herramienta de trabajo entre los investigadores y, a la vez, generan nuevas dinámicas en
las prácticas cotidianas de los grupos con los que trabajamos.

##plugins.themes.academic_pro.article.details##